Dibujar sin mirar. ¿Alguna vez lo has probado?

Se trata de dibujar lo que sea sin apartar la mirada de aquello que tratas de representar. Te pongo un ejemplo: un autorretrato. Prueba a ponerte delante de un espejo y sin apartar los ojos de tu rostro dibujar(te) sobre el papel peeero sin mirar el papel.

Es un ejercicio muy divertido y una técnica que te recomiendo para entrenar el ojo y enfocar la atención en el qué y no en el cómo.

Dicen que va bien para activar el lado derecho del cerebro y despertar la creatividad. Si no lo has probado nunca, te animo a que lo hagas. Salen cosas muy chulas.